Todos tenemos sueños de cómo nos gustaría ser o qué quisiéramos cambiar.
Pero estamos cegados en un sistema que no nos ayuda y es difícil tomar las riendas.
Muchas veces dejamos que la vida pase por delante y no hacemos una estrategia para lograr ese cambio. Decimos mañana, el lunes, algún día o definitivamente no soy suficiente y no me la puedo.

Las pocas personas que vemos que son exitosas, en el ámbito que sea, es porque han llevado este tipo de trabajo de manera perseverante.
La genialidad no esta en el ADN, se logra luego de horas incesantes de práctica. Es el resultado de una concentración en una única búsqueda, un enfoque en un único objetivo con una constante paciencia. Esto es resultado de sistematizar los hábitos necesarios para cumplir los objetivos.

Hoy parecemos zombies cibernéticos, adictos a las distracciones e interrupciones. La mayor parte de nosotros esta hipnotizados sin poder ver el potencial que tenemos. En esta era malgastamos las horas ocupándolas en objetivos triviales y diversiones que nos desvían de nuestros sueños. Así te aseguro que no lo lograrás.

*No te distraigas, porque “la adicción a la distracción es el fin de tu producción creativa”.
*No busques excusas: “las excusas no crean a los genios”.
*No te des por vencido, ten en cuenta que “todo cambio es duro al principio, intermitente en el camino y fantástico al final”. Así que persevera.
*Asume el precio del cambio, ya que si quieres tener éxito debes “empezar a hacer lo que el 95% de las personas no están dispuestas a hacer”.
*No te rindas, continúa.

Cuando ya has asimilado estas reglas, estás listo para empezar a construir el método necesario para tí. Disfruta y celebra tu éxito!!!