Tenemos muy arraigados dos hábitos que NO nos ayudan a nuestra salud ni peso.

Comer postre: por lo general queremos cambiar el sabor salado que queda en nuestro paladar por algo dulce. Si comemos algo dulce, que contenga azúcar o endulzante no natural, es pro inflamatorio (pro enfermedades) y nos aumenta el peso. Si comemos fruta interferimos en la digestión del almuerzo o comida ya que esta fermenta. Te recomiendo comerla al desayuno. Y como postre puedes hacer una pasta de avellanas, cacao, aceite de coco y stevia, listo ahí tienes el sabor dulce

Tomar once comida: por lo general es en base a pan, jamón, queso, mermelada, queques… y muy poca verdura, palta o tomate en pocas cantidades. Cambiando la once comida por un plato de 50% verduras, proteína, grasas saludables y carbohidratos complejos en poca cantidad estarás comiendo equilibrado y te ayudará a bajar de peso.