Promueve la salud cardíaca
Disminuye el riesgo de Diabetes tipo 2
Incrementa la resistencia al ejercicio
Ayuda con la pérdida de peso
Reduce la Inflamación

Las culturas milenarias, muy sabias, clarificaban la mantequilla. Esto significa cocinarla para eliminar la lactosa (azúcar) y caseína (proteína). Nos queda simplemente la grasa sin estos posibles alergénicos.
A esta grasa saturada le han hecho muy mala fama en las últimas décadas culpándola del aumento de enfermedades cardiovasculares. Los culpables son otros, azúcar y carbohidratos. Cuando me dicen “Yo ya eliminé la mantequilla, me como el pan solito” ERROR !!! Es el pan blanco el que nos inflama a nivel celular y nos enferma. Lo saludable es la mantequilla, sin abusar obviamente. Necesitamos cierta cantidad de grasas saturadas.
Al clarificar la mantequilla se logra una mayor concentración de ácido butírico, conocido por sus efectos positivos sobre la función inmunológica e inflamación.
Contiene un 65% de ácidos grasos saturados y un 33% de ácidos grasos monoinsaturados. También contiene aminoácidos y vitaminas solubles en grasa A y K.
Les recomiendo hacerla en casa, es muy sencillo y económico. Pueden cocinar con ella ya que soporta altas temperaturas a diferencia de los aceites vegetales.